Episodio 6 – Rock Argento



Este sexto episodio lo dedicaremos al Rock Argento.




Este primer tema está dedicado a Alejandro Leguizamo, compañero de guitarreadas en nuestra adolescencia, músico, y fiel admirador del flaco Spinetta…

Deja tu miedo atrás
alguien te sonreirá, piensa
abre tu mente al sol
todo ira mejor
Antes de despertar
desde tu cuerpo actual, veras
tu voz saldrá a gritar
todo ira mejor
Dulce 3 nocturno
se aparece mostrando su signo
detrás del diamante
serás un
dulce 3 nocturno
necesito que cuentes tu historia
para conocerte
ven hacia mi
ven hacia mi dulce 3 nocturno…

Nos dice el “flaco” Luis Alberto Spinetta en Dulce 3 nocturno, tema icónico de Pescado Rabioso del álbum Desatormentándonos del año 1972, primer álbum de la banda.


Sui Generis (del latín “único en su tipo”) fue un dúo argentino de rock formado en 1969 por Charly García (piano, guitarra acústica y voz) y Nito Mestre (flauta, guitarra acústica y voz). Si bien a lo largo de su carrera contaron con músicos de apoyo, fue esa formación esencial la que determinó el estilo y arreglos de sus composiciones. La banda surgió de la fusión de dos grupos acústicos juveniles que se hacían escuchar en los colegios del barrio porteño de Caballito.

Mientras cursaba la escuela secundaria en el Instituto Social Militar Doctor Dámaso Centeno, Charly García conoció a Carlos Alberto Mestre, «Nito». El dúo junto a Carlos Piégari, Beto Rodríguez, Juan Belia y Alejandro Correa formó Sui Generis. Sin embargo, tras sufrir varias deserciones en vísperas de una actuación importante, el grupo quedó convertido en dúo. La fama y popularidad alcanzada por Sui Generis durante la primera mitad de la década de 1970, lo consolidó como uno de los grupos más importantes en la historia del rock argentino, siendo el primero cuyas presentaciones convocaron a miles de espectadores. El dúo se separó el 5 de septiembre de 1975, reuniéndose posteriormente para realizar conciertos puntuales en 1980, 2001 y un pequeño recital en la calle en la ciudad de Mar Del Plata en 2013.

Quizás porque no soy un buen poeta
Puedo pedirte que te quedes quieta
Hasta que yo termine estas palabras

Quizás porque no soy un gran artista
Puedo decir tu pintura está lista
Y darte orgulloso este mamarracho

Quizás porque no soy de la nobleza
Puedo nombrarte mi reina y princesa
Y darte coronas de papel de cigarrillos

Quizás porque soy un mal negociante
No pido nada a cambio de darte
Lo poco que tengo, mi vida y mis sueños

Quizás porque no soy un buen soldado
Dejo que ataques de frente y costado
Cuando discutimos de nuestros proyectos

Quizás porque no soy nada de eso
Es que estás aquí en mi lecho

Por ellos oiremos “Quizás porque”.


Oiremos “God Only Knows” (“Sólo Dios sabe”) de los Beach Boys en la versión de Charly García y Pedro Aznar, del álbum Tango 4, y está dedicado a mi amor y compañera de este hermoso viaje, Viviana Saf y la letra dice:

Tal vez no sea eterno
este inmenso amor que te tengo
pregúntale a las estrellas
que sería de mi sin ellas

Solo Dios sabe nuestros destinos…

Si alguna vez te fueras
aún habría primavera
la vida continuaría
pero ya sin poesía

Dios es quien cruza nuestros caminos…

Si alguna vez te fueras
aún habría primavera
el mundo no muestra nada
a unos ojos sin mirada
sólo Dios sabe nuestros destinos…




En invierno me recordará
te dirá que si a cada instante
en otoño casi no hablará
solo pensará en adelante y tal vez
tendrá un gesto de amabilidad.
Y en primavera
sus ojos como flores se abrirán
y por allí andará
prometiendo que jamás
se le ocurrirá un otoño.
Que ahora sí, de aquí en más
llegará el verano y como siempre
un beso de amor recibirás
y una medianoche en pleno julio te dirá
que llegó el momento del amor.
No, no tengas miedo
él es como el sol de cada estación
que viene y se va
pero siempre ha de volver
derrotando las tormentas.
Y una medianoche en pleno julio te dirá
que llegó el momento del amor.

Dice Juan Carlos Baglietto en “Estaciones Como Siempre”, de su disco “Ayúdame A Mirar”.


Pedro y Pablo es un dúo de folk rock y canción protesta argentino compuesto por Miguel Cantilo y Jorge Durietz, creado en 1968 y considerados como unos de los pioneros del rock argentino. Por ellos oiremos “Blues del Éxodo”,  dedicado a Carlos “Charly” Couso, compañero de guitarreadas en nuestra adolescencia, músico, docente y fan número uno de Miguel Cantilo.  La letra dice:

Habrá que ver a donde vamos
A la frontera del país
Buscando límites y campos
Para quedarnos a vivir
Hermano mío que te retiene por aquí

Las arboledas en invierno
Son transparentes ya verás
La nieve cubre los senderos
Y el habitante tiene paz
Hermano mío, no lo querrás desperdiciar

Hay una tierra prometida
Para los hijos de tu grey
Al otro lado de la ruina
Comenzaremos a crecer
Hermano mío, toma lo tuyo y únete

Verás el éxodo que nace
Ya nunca, nunca morirá
Motocicletas y mochila
Camiones a tu largo andar
Hermano mío, el éxodo de la ciudad.


Una casa con diez pinos
hacia el sur hay un lugar
ahora mismo voy allá, porque ya no puedo más
vivir en la ciudad.
Entre humo y soledad,
nada más que respirar,
nunca más, nunca más,
en la ciudad.
Un jardín y mis amigos
no se puede comparar
con el ruido infernal
de esta guerra de ambición,
para triunfar y conseguir
dinero nada más
sin tiempo de mirar
un jardín bajo el sol
antes de morir.
No hay preguntas que hacer
una simple reflexión
sólo se puede elegir
oxidarse o resistir,
poder ganar o empatar,
prefiero sonreír,
andar dentro de mí
fumar o dibujar.
Para que complicar, complicar. Una casa con diez pinos
hacia el sur hay un lugar
ahora mismo voy allá, porque ya no puedo más
vivir en la ciudad.
Entre humo y soledad,
nada más que respirar,
nunca más, nunca más,
en la ciudad.
Un jardín y mis amigos
no se puede comparar
con el ruido infernal
de esta guerra de ambición,
para triunfar y conseguir
dinero nada más
sin tiempo de mirar
un jardín bajo el sol
antes de morir.
No hay preguntas que hacer
una simple reflexión
sólo se puede elegir
oxidarse o resistir,
poder ganar o empatar,
prefiero sonreír,
andar dentro de mí
fumar o dibujar.
Para que complicar, complicar.

Casa con 10 Pinos del trío Manal suena de ésta manera.




La Biblia es el segundo álbum de estudio de Vox Dei, lanzado en 1971. Este álbum doble es frecuentemente considerado un hito del rock en español y una de las primeras óperas rock en castellano. Figura en el puesto 14 en la lista de los 100 mejores álbumes del rock argentino de la revista Rolling Stone.

Fue presentado con cuatro shows en el Teatro Alvear de Buenos Aires, y una gira por las ciudades más importantes de Argentina, con Ignacio Smilari reemplazando al guitarrista rítmico Juan Carlos “Yodi” Godoy. Del álbum se destacarían dos grandes éxitos del grupo: “Génesis” y “Libros Sapienciales” (que oiremos a continuación), ambas canciones lograrían estar entre las 100 mejores canciones del rock argentino para Rolling Stone y Rock.com.ar, respectivamente.

Este trabajo ha sido interpretado en numerosas ocasiones por otros artistas, destacándose dos versiones dirigidas por Billy Bond, una de ellas con el Ensamble Musical Buenos Aires que es la que traemos hoy.

En 1974 los músicos más importantes del rock argentino, mayormente pertenecientes al círculo de Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll -para la ocasión junto al Ensamble Musical de Buenos Aires-, realizaron una versión de La Biblia de Vox Dei, la cual estuvo organizada por Billy Bond. Participaron en ese disco Alejandro Medina, Billy Bond, Carlos Cutaia, Carlos Goler, Charly García, Claudio Gabis, Claudio Martínez, Kubero Díaz, David Lebón, Fernando Bergé, Gustavo Beytelman, Gustavo Kein, Jorge Pinchevsky, Juan Rodríguez, Miguel Cantilo, Oscar Moro, Nito Mestre, Osvaldo Favrot, Poli Martínez, Raúl Porchetto y Rinaldo Rafanelli.

Con esta versión de “Libros Sapienciales”  por el Ensamble Musical de Buenos Aires, dedicada al fiel oyente de Rock Argento Marcelo “Sopa” Pazos, hoy radicado en Barcelona, nos despedimos hasta el próximo podcast.


©2020-berkanaradio®

Episodio 5 – Clásicos del rock para armonizar la cuarentena



En este quinto episodio, en momentos en los cuales estamos siendo bombardeados constantemente por malas noticias, que nos llegan relatos deprimentes desde los medios masivos de comunicación, lo importante es encontrar el centro, encontrar la paz dentro de uno mismo. Me hacía este comentario el querido Abdul Wakil Cicco, (autor del libro Rock and Roll Islam, sumamente recomendable por cierto), y de allí surgió la idea de esta selección de temas que quería compartir con Ustedes para aportar mi granito de arena en esta cruzada.





Escuché con atención pero no podía verte
El ritmo de la vida cambiaba afuera y dentro de mí
El maestro viaja, pidiendo ser mostrado el mismo
Al final consentiremos, aceptaremos, inmortalizaremos
Que la verdad en el hombre está madurando en sus ojos

Y tú y yo escalamos, cruzando las formas de la mañana
Y tú y yo llegamos al Sol por el río
Y tú y yo escalamos, más claro hacia el movimiento
Y tú y yo llamamos sobre valles de mares interminables

No dice Yes en su tema Y tú y yo que suena así.


Este tren ha estado funcionando desde el momento en que comenzó.
Funciona por el amor de su prójimo.

Todos a bordo
Sube a bordo

Entonces la gente se prepara, hay un tren que viene
No necesitas ningún boleto, solo subes a bordo
Todo lo que necesitas es fe para escuchar el zumbido de los diésel
No necesitas ningún boleto, solo agradeces al Señor

Creo
que realmente creo que algún día el mundo estará lleno de amor
Sí, creo
Creo.

Ya suena La gente está lista por  The Housemartins


En Hombre del lejano oriente, el inmenso George Harrison narra…

Mientras el mundo emprende la guerra,
se hace más difícil ver
quiénes son realmente tus amigos ,
no lo decepcionaré

Tengo que hacer lo que pueda,
no dejaré que se ahogue.
Es un hombre del lejano oriente.

Todos estos altibajos
me hacen cuestionar qué es el amor
¿Es mentira o vale la pena
no lo decepcionaré?

Tengo que hacer lo que pueda,
no dejaré que se ahogue.
Es un hombre del lejano oriente.

Algún tiempo es tan corto
Pero lleva tanto tiempo
Preguntándome si es así
o si estoy equivocado

Incluso entonces, mi corazón parece
ser el encargado.
Solo puede hacer lo que me dice.

No podemos defraudarlos
Tenemos que hacer lo que podamos
No podemos dejar que se ahogue
Es un hombre del lejano oriente

Parece que está aquí mismo en la tierra
Dios, a veces es infernal
Pero siento que hay un cielo a la vista
Y no puedo decepcionarlo

Tengo que hacer lo que pueda,
no puedo dejar que se ahogue.
Es un hombre del lejano oriente.


Cuando los dragones se hacen demasiado para
Matar con bolígrafo o espada
Me estoy cansando de la batalla
Y de la tormenta hacia la que camino

Cuando todo alrededor es locura
Y no hay puerto seguro a la vista
Deseo cambiar mi curso en dirección a mi hogar
Para estar un rato con vos

Cuando la vida se vuelve tan infructuosa
Y tan fría como los cielos en invierno
Hay un faro en la oscuridad
Unos distantes ojos

Es en vano buscar honor
Y es en vano buscar la verdad
Pero esas cosas aún existen
Tu amor ha sido la prueba.

Así versa este tema, Madrigal de quizás el mejor trío de rock de todos los tiempos, Rush.





En Salir de casa no es fácil, (un tema que parece hecho a la medida de esta cuarentena),  Queen nos dice:

Doy un paso afuera
Y respiro el aire
Y cierro la puerta
Y estoy en camino
No echaré culpas
No diré nombres
Porque he hecho mi descanso
Y no miraré hacia atrás
Le he dado la espalda
En esos juegos interminables

Ya terminé con los lazos
Estoy cansado de las lágrimas
Soy un hombre feliz
¿No se ve así?
Sacude el polvo de mis zapatos
Hay un camino por delante
Y no hay camino de regreso a casa (no hay camino de regreso a casa)
pero tengo que decir

Quédate mi amor
Mi amor por favor quédate
No te desvíes de mi amor
Que está mal mi amor
Lo que está bien mi amor

Salir de casa no es fácil
Oh Dios, ¿cómo podría pensar en irme?
Dejando solo
Aún trato de persuadirme de que
Salir de casa no es necesariamente
La única forma

Salir de casa no es fácil
Pero puede ser la única forma.


Me pregunto cómo te estás sintiendo
Está zumbando en mis orejas
Y nada para relacionar excepto el mar

¿En quién puedo creer?
Me arrodillo en el suelo
Debe haber una fuerza, ¿a quién llamo?

Las estrellas están afuera brillando
Pero todo lo que realmente quiero saber es
¿no me enseñaras el camino?
Te quiero, enséñame el camino

Bien, no puedo ver la razón
Vives con tus nervios
Cuando alguien deja caer una taza y yo me sumerjo

Estoy nadando en un círculo
Siento que me estoy deprimiendo
Debe haber un tonto que juegue por mí
Bien alguien pensaba en la sanación
Pero todo lo que realmente quiero saber es
¿no me enseñaras el camino?
Te quiero, enséñame el camino
te quiero día tras día

Me pregunto si estoy soñando
Me siento tan avergonzado
No puedo creer que esto me esté pasando a mí

Te veo cuando estás durmiendo
Y luego quiero hacerte el amor
¿no me enseñaras el camino?
Te quiero, enséñame el camino otra vez
Te quiero día tras día
Te quiero día tras día.

Te quiero, enséñame el camino todo el día
Te quiero, enséñame el camino día y noche
Te quiero día tras día.

Dice Peter Frampton en Show me the way que suena así.





Y cerramos el programa de hoy con Dire Straits y su tema Camino de la vida que dice:

Aquí viene Johnny cantando viejas canciones doradas
“Be-Bop-A-Lula”, “Chica lo que yo diga”
Aquí viene Johnny cantando: “Tengo una mujer”
Abajo en los túneles, haciéndose valer
Tiene acción, tiene movimiento
Sí, el chico sabe tocar
Dedicación, devoción
Cambiando la noche en día

El interpreta la canción de esa mujer dulce y cariñosa
El interpreta la canción del cuchillo
El interpreta el paseo, el paseo de la vida

Aquí viene Johnny a contarte la historia
Acércame los zapatos de paseo
Aquí viene Johnny con el poder y la gloria
Con los ritmos del blues
Tiene acción, tiene movimiento
Sí, el chico sabe tocar
Dedicación, devoción
Cambiando la noche en día

Y al final de tanta violencia de palabras maledicentes
Luchas y devaneos sin fin, sólo queda una canción
Interpreta el paseo, el paseo de la vida.

Nos despedimos hasta el próximo podcast.


©2020-berkanaradio®

Tu Radio en Internet

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: